También conocida como  botón de oro, flor de los difuntos, rosa de los muertos,  clavel de los muertos, corona del rey, chuncho, espanta-novios, marquesita, mercadela, tudesca, reinita, virreina, maravilla,  flamenquilla.

Es una plata de clima templado pero resiste heladas y sequías. Poco exigente respecto al tipo de suelo, prefiere los arcillosos. Un aspecto interesante a comentar es que no tolera los encharcamientos.

En cuanto a sus necesidades lumínicas, podemos aseverar que es medianamente exigente, puede situarse en un lugar con semisombra o con exposición directa al sol indistintamente.

Por sus componentes tiene actividad hipotensora y cicatrizante (favorece la producción de tejido de granulación); antiagregante plaquetaria; antiinflamatoria, principalmente contra las picaduras de mosquitos; antiséptica; antibiótica (trichomonas); antifúngíca; antiviral; antilumoral;  colerética (estimula la producción de bilis). Localmente, es un antiveneno que actúa bien contra las picaduras de insectos (himenópteros) y contra el veneno de los Celentéreos (medusas, actinias). Por lo tanto, se utiliza en fitoterapia por sus acciones hipotensora, colerética (estimula la producción de bilis) y espasmolítica, pero su utilización es limitada por sus efectos neurotóxicos.

El contacto con la planta puede inducir una sensibilización cutánea y provocar eccemas de contacto.

Actúa sobre los músculos, espina, hígado y piel.
Parece tener una acción específica sobre membranas mucosas, pues ningún remedio puede igualarlo como inyección en la leucorrea vaginal y uterina.

La Caléndula es un medicamento homeopático de gran utilidad.

INDICACIONES PRINCIPALES

HERIDAS.
Puede utilizarse por vía externa y por vía interna, incluso es aconsejable utilizar las dos vías simultáneamente. Se utiliza en forma de lavados, lociones o apósitos impregnados de una disolución de 25 gotas de tintura de caléndula en un vaso de agua hervida a ser posible aún tibia o caliente. Se deben mantener  las partes continuamente húmedas.

Atendiendo a sus acciones:

  • Antiinflamatoria→ Aleja el cuadro inflamatorio.
  • Cicatrizante→ Promueve una granulación sana y una cicatrización rápida de primera intención.
  • Antiséptica→ Favorece la fagocitosis, previene la infección y evita la piemia (infección purulenta por entrada de gérmenes en sangre) y la gangrena.
  • Analgésica.
  • Hemostática.

Está especialmente indicada en:
*Heridas traumáticas  desgarradas, laceradas o cortantes, con tendencia a la supuración, con dolor desproporcionado  a la importancia de la herida y con o sin pérdida de sustancia. Asegura la curación por primera intención, eliminando el dolor y la supuración, facilitando la fagocitosis y acelerando la cicatrización y evitando la gangrena y las cicatrices grandes o deformadas.
En las heridas con pérdida de sustancia promueve la granulación normal.
*Heridas  quirúrgicas. Evita la supuración o gangrena.
*Ulceraciones recientes o antiguas sin tendencia a curar, con supuración purulenta. Ulceras varicosas.
*Quemaduras y escaldaduras.
*Fracturas expuestas, heridas con apertura de articulaciones y pérdida de líquido sinovia, ruptura de músculos y tendones.
*Neuromas traumáticos, neuritis por heridas laceradas.
*Inflamación local consecutiva a la picadura de insectos o al contacto con plantas y animales urticantes.
*Hemorragias traumáticas del cuero cabelludo.
*Después de cesárea, en rupturas de periné durante el parto o después de abrir un absceso perineal.
*Después del parto, la aplicación de una esponja saturada con una solución caliente de Caléndula produce gran confort a la paciente.
*Leucorreas recidivantes (Hydrastis canadensis).
*Hemostasia en extracción de dientes.
*Aftas bucales.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies